Arturo Pérez-Reverte


Título: Línea de Fuego

Autor: Arturo Pérez-Reverte

Sinopsis:

En la noche del 24 al 25 de julio de 1938, durante la batalla del Ebro, 2.890 hombres y 14 mujeres de la XI Brigada Mixta del ejército de la República cruzan el río para establecer la cabeza de puente de Castellets del Segre, donde combatirán durante diez días. En las inmediaciones del pueblo, medio batallón de infantería, un tabor marroquí y una compañía de la Legión defienden la zona. Está a punto de comenzar la batalla del Ebro, la más cruda y sangrienta que se libró nunca en suelo español.

En la batalla son partícipes del combate en ambos ejércitos muchos personajes, como Pato Monzón, Ginés Gorguel, Julián Panizo, Santiago Pardeiro, Capitán Bascuñana, Oriol les Forques…

Sin embargo, ni Castellets, ni la XI Brigada, ni las tropas que se le enfrentan en “Línea de fuego” existieron nunca. Las unidades militares, los lugares y los personajes que en esta novela aparecen son ficticios, aunque si sean reales los hechos y los nombres en que se inspiran. Fue exactamente así como padres, abuelos y familiares de numerosos españoles de hoy combatieron en ambos bandos durante aquellos días y aquellos trágicos años.

La batalla del Ebro fue la más dura y sangrienta de cúantas se han librado en nuestro suelo, y sobre ella hay abundante documentación, partes de guerra y testimonios personales. Combinando de forma magistral la ficción con datos históricos y testimonios personales, Arturo Pérez-Reverte sitúa al lector con sobrecogedor realismo, entre quienes voluntarios o a la fuerza, lucharon en los frentes de batalla de la Guerra Civil. Sus nombres no son los que recuerda la Historia, pero cuánto les sucedió, resuena en estas páginas, con el dramatismo de una memoria que nos pertenece a todos.

Ésta no es una novela sobre la Guerra Civil, sino sobre los hombres y mujeres que combatieron en ella. La historia de los padres y abuelos de numerosos españoles de hoy.

«Es lo malo de estas guerras. Que oyes al enemigo llamar a su madre en el mismo idioma que tú.»

«Cubrí varias de ellas como reportero, y hay un momento en que descubres que una guerra civil no es la lucha del bien contra el mal… Sólo el horror enfrentado a otro horror.» Arturo Pérez-Reverte

Comentario:

Pérez-Reverte trata de reflejar en su libro lo que fue la Batalla del Ebro, la más encarnizada y cruel de todos los enfrentamientos habido en la Guerra Civil española. Pero no es una obra sobre la Guerra Civil, es un relato, cómo nos dice el propio autor, sobre los hombres y mujeres que combatieron en ella, sobre su sentimientos, sus tensiones, sus desgastes, sus  reacciones ante situaciones de extrema dureza, en definitiva es una narración sobre aquellos hombres que bien  voluntariamente o a la fuerza se vieron implicados y tuvieron que combatir en uno u otro bando.

Para narrar esta historia, Arturo Pérez-Reverte utiliza un elemento sobre el que bascula toda la acción. Al igual que en su obra Cabo de Trafalgar, crea un navío ficticio , el “Antillas”, para desarrollar desde él toda acción, en este caso para contarnos la cruenta batalla del Ebro, nos sitúa sobre un pueblo ficticio, Castellets del Segre,  muy cerca del río Ebro, entre Mequinenza y Fayón en torno al cual gira la misma. 

Dicha historiase inicia con la conquista del pueblo por parte del ejercito republicano y finaliza con la pérdida posterior a manos de los rebeldes del ejercito franquista. Son diez días de sangre, de enfrentamientos, de muerte y desolación, es el relato de una de tantas batallas que pudieron ocurrir en la Batalla del Ebro, en los que el autor va presentando las diversas facciones que intervienen y dentro de ellas los distintos protagonistas. 

Así van desfilando los contendientes, la XI Brigada Mixta del Ejercito de la República, el Batallón Ostroski, el Batallón Jackson de las Brigadas Internacionales, la XIX Bandera de la Legión, el XIV Tabor de Regulares de Melilla, la Compañía de choque del Tercio de Montserrat, la XIV Bandera de la Legión de Aragón.

Y con ellos personajes variados, que padecen el desgaste y el horror del enfrentamiento, las jóvenes comunistas cargadas de ideales como  Patricia Monzón o ya desgastadas por la contienda como la sargento de milicias Remedios Expósito que formaban parte del grupo de transmisiones; el soldado infantería Ginés Gorguel Martínez, siempre intentando huir y siempre teniendo que volver al combate; los valientes y feroces dinamiteros de la compañía de choque de zapadores como Julián Panizo….

La  tragedia de los jóvenes, algunos de 17-18 años, que formaron parte de la Quinta del Biberón y que cayeron masivamente; el  cumplimiento del deber y el valor del Capitán de la XIX Bandera de la Legión Santiago Pardeiro; la desenvoltura del batidor de doce años, Tonet; el desencanto del Capitán Bascuñana, acosado por el comisario político, pero que continúa luchando  hasta el último aliento.

Los  requetes del Tercio de Montserrat, como el cabo Oria Les Forques; las andanzas del cabo Solimán del Tabor de Regulares, capaz de sobrevivir a todo, de robar a los muertos y su vez tener gestos de grandezas con su compañero; el idealismo y el posterior desaliento del Jefe del Batallón de la Brigadas Internacionales, Lawrence O’Duffy; el pastor enrolado a la fuerza Saturiano Bescós; los corresponsales extranjeros como Vivian Szerman; o por último el  frío, despiadado e insensible comisario político Ricardo, apodado “el ruso”.

En general es una narración un tanto rígida, centrada más en la guerra más que en los sentimientos y caracterización de los personajes. Quizás únicamente destaque a este respecto la tensión sentimental que se va produciendo entre la joven comunista convencida, Pato Monzón, y el escéptico Capitán Bascuñana, que sobresale en la narración.

Pero “Linea de Fuego” es ante todo un alegato contra la guerra, contra todas las guerras, contra el sinsentido de las mismas, nos traslada el desaliento que cualquier escenario bélico conlleva, hasta para los que se alistaron con mayor fe o mayor convencimiento.

Combinando hecho reales, con ficción, Pérez-Reverte, logra atraernos y trasladarnos el “choque de carneros” brutal que fue la guerra civil, con una completa descripción de armamentos, tácticas, campos de batallas, etc.

También logra mostrarnos la transformación de los personajes, así el capitán Bascuñana nos dice que la guerra es “el horror enfrentado a otro horror”, y no como había creído al principio, la “lucha del bien contra el mal”.

Creo que Pérez-Reverte, ha tratado de ser ecuánime en la descripción de los dos bandos, pero considero que no lo ha conseguido del todo, se denota cuando carga las tintas sobre los comisarios políticos, gobernantes y mandos repúblicanos y los milicianos que quedan en retaguardia. El autor, tiende a igualar ambos bandos, olvidando que partimos de un  golpe de Estado de Franco contra la legalidad republicana.

Con todo la novela logra su propósito de relatar la crudeza y la crueldad de la guerra a través de los hombres y mujeres que la sufrieron y que la vivieron, con un buen ritmo que te atrae y que te lleva a leerla en breve tiempo pese a su extensión.

Recomendable.