Santiago Posteguillo

Título: Y Julia retó a los Dioses.

Sinopsis:

‘Y Julia retó a los Dioses’ es el nombre de está obra, que supone la continuación de la historia que le permitió ganar al autor el Premio Planeta con ‘Yo, Julia’. Santiago Posterguillo continua con la emperatriz romana Julia Domna, fundadora e impulsora de la dinastía de los Severo. Si en la primera primera novela nos presenta a esta como una precursora de la emancipación de la mujer, en esta segunda obra pasa de precursora del feminismo a “madre coraje” por el enfrentamiento de brutal de sus dos hijos, que hace peligrar el poder alcanzado y que aboca la dinastía de Julía a su desaparición. A ese panorama se añade el cáncer que le ha diagnosticado su médico, Galeno de Pérgamo, pero ante él que decide no rendirse. En medio del dolor físico y moral que padece la augusta, cualquiera se hubiera rendido. Se acumulan tantos desastres que Julia siente que es como si luchara contra los dioses de Roma. Pero, en medio de este caos, también hay lugar para una historia de amor más fuerte que la muerte. Un a Julia, más implacable, de mayor carácter y que es capaz de crear y mantener una dinastía.

Comentario:

Es de agradecer a Posteguillo que la descripción que hace de Roma, de sus costumbre, su vida cotidiana, su ambiente, es realmente brillante. Su labor de investigación para recrear la vida y los sucesos de las épocas es magnífica. Nos ha proporcionado dos trilogías anteriores, “Escipión el Africano” y “Trajano”, de una enorme calidad y veracidad histórica, además utilizando una narrativa amena, que te engancha y te mantiene pegado a su lectura.

En esta nueva saga de Julia Domna, la impresión que me causo su primer libro “Yo, Julia”, era que posiblemente había bajado sensiblemente el nivel sobre sus obras anteriores, pero ha remontado en esta segunda parte, consiguiendo de nuevo que la intriga te atrapé de principio a fin. 

La lucha por el poder, las intrigas, traiciones y estrategias están a la orden del día durante toda la narración, además mezclado con la participación de los dioses romanos y con el incipiente desarrollo del cristianismo, aunque de manera muy somera. Para culminar la narración, Julia Domna, es capaz de llevar su venganza hasta el inframundo a la orilla de la Laguna Estigia.

Por lo tanto una lectura muy recomendable.