Día Mundial del IPv6: el nuevo protocolo de Internet

El miércoles, 8 de junio, se celebra el Día Mundial de IPv6.

Es el día elegido por las grandes empresas de Internet, como Google, Facebook, Yahoo, Bing, etc., para realizar un ejercicio de prueba con una nueva tecnología, el nuevo protocolo IP versión 6 (IPv6).

Podemos afirmar que es un día especial en la historia de Internet, pues se efectuará la prueba más grande jamás realizada. Las empresas más poderosas de la red cambiaran por un día sus sitios desde el actual sistema IPv4 al IPv6.

Estamos pues, en parte, ante un ejercicio técnico de las grandes empresas para probar cómo funciona la nueva tecnología y por otro, ante una iniciativa para sensibilizar a la sociedad sobre la necesidad de cambiar a esta y ante una presentación mundial de la misma.

La jornada está siendo coordinada por la Internet Society (ISOC), una organización sin fines de lucro fundada en 1992, que tiene como fines asegurar el desarrollo, la evolución y el uso de Internet en beneficio de las personas en todo el mundo.

Porqué este nuevo protocolo IP versión 6 (IPv6), y en qué consiste.

La reserva mundial de direcciones de internet del protocolo IP versión 4 (IPv4) se agotó en Abril, tras la asignación por parte del ICANN (Internet Corporation for Assigned Names and Numbers) de los últimos cinco bloques de direcciones de la internet actual, a los distintos continentes. Esto supone que a finales de este año se habrá agotado el reparto entre los usuarios.

El sistema de direcciones IPv4 fue concebido en la década de los ochenta como una manera de identificar las conexiones individuales a una red informática. Típicamente están conformadas por 32 bits, escritas con 12 dígitos, por ejemplo, 112.233.189.123. Eso significa unos 4.300 millones de direcciones

En aquellos momento, un sistema que permitía más de cuatro mil trescientos millones de direcciones parecía más que suficiente, sin embargo, el rápido crecimiento de las computadoras personales, teléfonos inteligentes y otros dispositivos conectados han desbordado todas las previsiones, llegándose a la situación actual de agotamiento para antes de final de año.

Por ello que se plantea como ineludible sustituir el actual sistema, para lo que se ha planteado un nuevo protocolo IP versión 6 (IPv6), que es un sistema de 128 bits, escrito en hexadecimal (16 contando con números y letras), por ejemplo, 21DA: F3B 0000:2:: 00D3 02AA: 00FF: fe28: 9C5A. El sistema permite un máximo de 340 sextillones de direcciones posibles.

Entre las ventajas del nuevo protocolo, está fundamentalmente el enorme aumento de la capacidad, posibilitará acceder a 340 sixtillones de direcciones pública frente a los 4.395 millones de direcciones que permite Ipv4.

Esta enorme capacidad, según los promotores de IPv6, será totalmente necesaria pues en el futuro no solo crecerá los equipos informáticos tradicionales como computadoras, tablets, etc., sino sobre todo la llamada “internet de las cosas” que permitirá la conexión a la red de dispositivos como televisores, teléfonos, cámaras, semáforos, refrigeradores y sistemas de calefacción de la casa, etc., y que necesitaran un identificador y dirección.

El nuevo protocolo ofrecerá además más eficiencia y mejora a los contenidos web, incluye seguridad de serie con autenticación y encriptación, al contrario de los que sucede con IPv4, y posiblemente permitirá una serie de servicios y características distintas que todavía hoy no conocemos, y que puede proporcionarnos nuevas sorpresas creativas

La migración a IPv6 está compuesta de una serie de componentes, desde el hardware, la salida de internet, hasta a las webs a las que ingresas con esa salida de Internet. Pero su introducción se está realizando de manera gradual, pues la transición necesitara años.

Los grupos involucrados en el Día Mundial de IPv6 aseguran que eventualmente todas las personas tendrán que migrar a la nueva tecnología, pero en este momento los usuarios de internet no tienen de qué preocuparse si aún no hacen el cambio. El sistema IPv4 va a seguir trabajando por lo menos durante la próxima década y el usuario probablemente sea el último que tenga que adaptarse.

El pequeño porcentaje de usuarios que ya está habilitado para acceder al IPv6, podrá conectarse a través de las direcciones URL de costumbre, y sus navegadores automáticamente irán a la nueva -y mucho más larga- dirección IP.

Para los usuarios normales en general el cambio no debe revestir ninguna actuación, pues son los proveedores los que debe ocuparse de actualizar el hardware y todo lo necesario.

Son los proveedores de Internet (ISP) los que deben hacer que la conectividad IPv6 esté disponible para todos sus usuarios. En muchos casos, esto significará reemplazar o actualizar los routers y otros dispositivos de distribución para que puedan soportar los nuevos protocolos. Por otro lado, las compañías web tienen que ofrecer sus servicios en IPv6. Las compañías deben proporcionarán las versiones IPv6 de sus páginas y los creadores de sistemas operativos podrían necesitar implementar actualizaciones de software específicas. La mayoría de los sistemas operativos de escritorio moderno incluyen soporte para IPv6.

Para los usuarios de internet corporativo, la compatibilidad con el nuevo sistema IPv6 será una tarea algo más compleja, pues la actualización de sus sistemas a un nuevo estándar general implicará inversión y la instalación de nuevos sistemas de redes.

A largo plazo significará que podrían necesitar nuevos equipos de red, pues no sólo se asignara los nuevos números sino que también habrá que cambiar miles de millones de routers, lo que conlleva un alto costo aunque se repartirá en el tiempo.

De todas formas una gran cantidad de routers, ya en estos momentos son capaces de soportar el IPv6, y para trabajar con el mismo solo necesitaran una actualización de firmware. Y de cara al futuro los distintos proveedores deberán contar con nuevos routers y ofrecer las actualizaciones

En este sentido muchos expertos aconsejan abordar cuanto antes la transición, para demostrar que se tiene una empresa moderna, bien organizada, que es visible en la moderna infraestructura de internet.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *