Táctica de Romanones: duros a tres pesetas

Conde-Romanones

Álvaro de Figueroa y Torres, I Conde de Romanones, fue un político español, que representó el prototipo de político maniobrero, de escasos escrúpulos y valedor de poderosos intereses económicos. Fue elegido diputado de forma ininterrumpida desde 1886 hasta 1936 en las listas del Partido Liberal, por la circunscripción de Guadalajara.

El secreto de sus reiterados triunfos electorales era una habilidosa combinación de caciquismo y clientelismo hasta el punto de hacer de la provincia alcarreña su verdadero feudo.

Es antológica una de las anécdota que protagonizó.

En cierta ocasión, don Antonio Maura, que llegaría años después a ser jefe del Partido Conservador y Presidente del Consejo de Ministros en varias ocasiones, decidió disputar el escaño al jabonoso Conde.

Se presentó en Guadalajara y allí se le informó de que tendría muy complicada la cosa pues el Conde de Romanones ofrecía a cada elector 2 pesetas por voto y que eso había generado un tejido cautivo muy difícil de rasgar.

– Muy bien, dijo Maura. Si Romanones paga el voto a 2 pesetas, yo lo pagaré a 3. Y, dicho y hecho, Maura empezó a comprar los votos a 3 pesetas.

Pasados unos días Romanones llegó a Guadalajara, como siempre, a repetir la jugada. Pero cuando hubo llegado se le informó que ese año lo tendría realmente difícil puesto que Maura se le había adelantado y además había ofrecido 3 pesetas por voto. Entonces Romanones no vaciló.

Fue localizando a los electores que habían sido tentados por Maura y, uno por uno, les iba diciendo:

– Toma un duro y dame las tres pesetas (que habían previamente recibido de Maura).

El resultado lo pueden imaginar: Romanones arrasó, los electores se embolsaron cada uno un duro (cinco pesetas) y a Romanones los votos le costaron a dos, como de costumbre.

Ahora entiendo aquello de dar duros a tres pesetas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *