La telebasura sustituye a la información

 

Hace meses que me autoimpuse no volver a ver ningún tipo de programa de telebasura. Reconozco, que en más de una ocasión los veía, motivado en unas ocasiones por el contexto, en otras por el morbo, o por simple aburrimiento. Pero, me encontré mientras visionaba algunos de estos programas, verdadera basura televisiva, irritándome por lo que veía o peleando contra el aparato de televisión, al contemplar lo vergonzoso de presuntos delincuentes dándonos lecciones de moralidad, comentaristas especialistas en adicciones diversas ilustrándonos con sus comentarios o colaboradores salidos de “realitys” sin preparación alguna, y al parecer “ni falta que les hace”, opinando sobre lo divino y lo humano.

Para remate, las intervenciones de una señora, que al parecer han proclamado heroína popular y que es capaz de hacer comentarios como que al Coliseo de Roma, hay que darle una manita de “aguaplas” pues está muy deteriorado.

Vengo cumpliendo mi autoimposición y no echo de menos dicha televisión basura, ganado salud mental. Pero hoy leo una noticia que es un indicador de por dónde va el país, de cómo el “chismorreo” es capaz de sustituir a la información; los concursantes zafios y grotescos a los profesionales; y la televisión basura, a la televisión de calidad. Mala señal, mala noticia, malas perspectivas de cuáles son la preferencias de los ciudadanos. Me refiero como habrán imaginado a la noticia del cierre de CNN+ y su sustitución por un canal para emisión continua de Gran Hermano durante 24 horas.

Es decir, la emisión continuada de noticias que proporcionaba Canal+ se sustituye por la emisión continua de lo que ocurre en la Casa de Gran Hermano, la telerrealidad sustituye a la información.

!! Qué triste ¡¡ así nos va……