Puntos Mágicos en Chiclana

Una de las iniciativas más acertada en materia de difusión y divulgación de los valores paisajísticos e históricos de Chiclana, considero que es la creación de la ruta de los “Puntos Mágicos”.

Esta ruta está formada por un recorrido a través de siete puntos mágicos, que muestran unas impresionantes vistas panorámicas de diferentes enclaves de nuestra ciudad, en algunos casos relacionadas con hechos de importancia histórica.

Cada Punto Mágico, está señalizado por una plataforma de granito con escalones, de cuatro por cuatro metro, que hace las veces de mirador. Junto a la plataforma se ha colocado una gran piedra ostionera, de un metro por uno ochenta, que sujeta una placa con una leyenda en la que se narra las connotaciones de cada uno de los lugares donde están ubicados.

De entre estos puntos, mi favorito, tanto por el entorno donde su ubica, como por la vista panorámica del mar y del Castillo de Sancti Petri que desde el mismo se observa, es el llamado punto mágico del Templo de Hércules.

A ello añadir, que posiblemente sea el mejor punto de Chiclana para observar las impresionantes puestas de sol, sobre todo en los equinoccios de primavera y otoño, cuando el sol se oculta justo por detrás de la torre del Castillo de Sancti Petri. Es además uno de los puntos más visitados tanto por personas de la localidad como por visitantes españoles y extranjeros.

Es por ello una pena, que la erosión de los vientos haya deteriorado el monumento y la plataforma que lo sostiene hasta presentar las condiciones que se pueden apreciar en la foto. A ello añadir, al igual que en otros Puntos Mágicos, la acción de los gamberretes pintarraqueando y deteriorando los textos que detallan las connotaciones del lugar.

Creo sinceramente que merece la pena el esfuerzo de volver a limpiar, adecentar y reparar estos Puntos Mágicos, para que sigan siendo realmente mágico e impresionando a quienes los visita.

Para aquellos que no los conozcan, les detallo los siete Puntos Mágicos.

Punto Mágico 1: La Colina de Santa Ana

La colina de Santa Ana, coronada por la ermita del mismo nombre, es un lugar desde donde se observa toda la Bahía de Cádiz. Era una atalaya desde donde se avistaban los barcos que venían de América y dar aviso de su llegada, así como avisos de alarma ante ataques o actos de piratería. La ermita fue construida entre 1772-1774 por el arquitecto neoclásico Torcuato Cayón, para sustituir a una antigua ermita del siglo XVI. Es uno de los edificios más representativo de la ciudad y su cúpula es visible en días claro desde toda la Bahía de Cádiz.

En la placa que marca el Punto Mágico, dice:

Colina de Santa Ana, molino, fortín, ermita y antigua atalaya desde la que se alertaba al pueblo de Chiclana de los ataques vikingos y moriscos. Rompiente del levante y del poniente, blanca paloma para los marcos de la mar, rosa de los vientos.

Punto Mágico 2: La Loma del Puerco

Este punto es de los más emotivo y románticos de Chiclana, pues desde el mismo se tiene unas vistas impresionantes de todo el entorno donde se libró la “Batalla de Chiclana o de la Barrosa”.

La placa que marca el Punto Mágico, junto a la cual se erige una escultura alegórica dice:

El 5 de Marzo de 1811 se libró aquí la “Batalla de Chiclana o de La Barrosa” contra el Imperio Napoleónico. Miles de soldados británicos, franceses, españoles, polacos y alemanes regaron con su sangre esta loma. Hoy, ya en un nuevo milenio, los descendientes de aquellos soldados conviven en una Europa y en paz.

Punto Mágico 3: El Templo de Hércules

Sin duda es el punto más mágico de todos, por su significación por su belleza y por su paisaje, como se ha explicado anteriormente.

La placa que marca el Punto Mágico, dice:

Caminante, desde aquí tus ojos contemplan hoy el mismo escenario que hace tres mil años contemplaron los fenicios y eligieron para construir su famoso Templo a Melkart (hoy Castillo de Sancti Petri). Tú disfrutas ahora de este espectáculo único que tanto los fenicios como Aníbal y Julio César pudieron ver al atardecer durante los equinoccios de primavera y otoño cuando el candente disco solar se ponía justo en la vertical del Santuario de Hércules antes de que, según sus creencias, se apagaran las aguas del Atlántico con estruendosos chirridos.

Punto Mágico 4: Las Salinas

Ubicado en la zona del Pinar de los Franceses, donde estos colocaron sus baterías para el sitio de Cádiz, conocida como la Batería Colorá. Desde allí puede contemplarse parte del Parque Natural de la Bahía de Cádiz, compuesto por esteros, salinas y marismas.

La placa que marca el Punto Mágico, dice:

De las salinas y esteros obtuvieron los chiclaneros, desde tiempo inmemorial, el pescado y la sal. Por esta inmensa red de caños llevó el Candray de Chiclana a los pueblos de la Bahía primero su aceite y luego su vino y los frutos y hortalizas de sus feraces huertas.

Punto Mágico 5: Miralmar

En un mirador ubicado sobre una colina, se ofrece una visión de los campo de Chiclana, en dirección a Conil. Es además la puerta de acceso a la reserva natural de las Lagunas de Chiclana.

La placa que lo señaliza dice:

Nuestros románticos y marineros antepasados llamaron acertadamente a este lugar «Miralmar». La mar, la bahía, Chiclana y su campiña, todo un extenso horizonte puede otearse desde esta colina donde Paquiro tuvo sus viñas y la cañada nos lleva a las lagunas de Geli y Montellano y al «Cortijo del Inglés».

Punto Mágico 6: El Carrascal

Este punto mágico viene a reflejar lo que era la antigua Chiclana agrícola y ganadera, allí se ubica el Pozo de las Asomadas (o Pozo del Elegido) que se utilizaba como abrevadero del ganado que se llevaba para su venta con motivos de la Feria de San Antonio. Desde este enclave se tiene además unas vistas únicas de La Banda y El Lugar, y se aprecia la colina del Castillo, la Iglesia Mayor, la colina de la Huerta del Rosario y la carretera de Medina, antaño en la inmensidad del campo.

La placa que distingue el Punto Mágico, dice:

Nuestro pasado agrícola tuvo aquí su tradicional Feria del Ganado. Los animales de carga se han trocado por vehículos a motor y los primitivos negocios agrícolas por modernas naves industriales. Pero hoy como ayer el serpenteante río Iro separa y une La Banda y El Lugar.

Punto Mágico 7: La Espartosa

Ubicado en la loma de la Espartosa, nos permite observar uno de los últimos enclaves de lo que era el bosque mediterráneo de Chiclana, que se ha logrado salvar del afán constructor. Desde el mismo se puede contemplar un mar de copas verdes, conformadas por los Pinares del Hierro y Claverán, una verdadera delicia para la vista y para los amantes de la naturaleza.

La placa que marca el Punto Mágico, dice:

Este mar de copas verdes que desde aquí contemplamos -pinares del Hierro y Claverán- era visión natural en toda la Chiclana antigua. Bosques de algarrobos, olivos, alcornoques, chaparros y encinas poblaban nuestro término por doquier.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *