Actividades y usos de las TIC entre los chicos y chicas de Andalucía

Se ha publicado recientemente el estudio: «Actividades y usos de las TIC entre los chicos y chicas de Andalucía«, que pretende ofrecer una visión de la importancia que Internet ocupa actualmente en la vida diaria de la población infantil y adolescente, recogiendo sus opiniones, experiencias e información respecto a los hábitos de uso del ordenador, Internet y el móvil entre los menores de Andalucía, así como de las relaciones familiares que se estructuran alrededor de las nuevas tecnologías.

El estudio fue realizado, a lo largo de marzo de 2009, con un tamaño muestral de 1.212 cuestionarios, entre chicos y chicas de 9 a 16 años, escolarizados en 54 centros públicos y privados-concertados de la Comunidad Autónoma de Andalucía.

Su autor es el Observatorio de la Infancia en Andalucía, y ha sido editado por la Junta de Andalucía, bajo licencia de Creative Commons.

Tratamos de extraer y resumir del mismo, sus principales ideas y conclusiones:

EL REPARTO DEL TIEMPO

La población menor de edad reparte su tiempo entre el ocio con amigos/as, las tareas educativas adecuadas a cada edad y distintas aficiones.

De lunes a viernes, los chicos y chicas disponen de unas 6 ó 7 horas diarias fuera del horario escolar, que les permiten realizar distintas actividades.

Una de las actividades a la que dedican más tiempo es salir con sus amigos/as, un 35,7% afirma dedicarle más de 3 horas al día y un 31,1% de 1 a 3 horas. Esta actividad se comparte con la realización de deberes o el estudio, al que un 28,7% le dedica más de 3 horas al día, y un 49,6% entre 1 y 3 horas.

Practicar deporte o ver televisión son actividades a las que también les dedican una gran parte de su tiempo disponible, un 25,2% y un 23,2% más de 3 horas al día, respectivamente.

Un 45,9% de los chicos y chicas afirma que dedica más de 1 hora diaria a navegar o jugar por Internet.
Durante el fin de semana se duplica el porcentaje de menores que dedica más de 3 horas a salir con sus amigos/as (59,7%). Igualmente aumenta considerablemente el porcentaje de menores que emplea su tiempo en utilizar el ordenador, un 30,4% le dedica más de 3 horas al día y un 32,9% entre 1 y 3 horas.

Si analizamos el uso de Internet según género, los chicos dedican más horas al uso de Internet que las chicas.

Durante el fin de semana se acorta la distancia de chicos y de chicas que utilizan Internet más de 3 horas al día.

ACTIVIDADES Y USOS DEL ORDENADOR

La disponibilidad de un ordenador, fijo o portátil, en la vivienda de los chicos y chicas andaluces es algo habitual. Nueve de cada diez chicas y chicos tienen ordenador en el lugar donde residen habitualmente (90,1%).

La disponibilidad de un ordenador en su vivienda es mayor entre las chicas (92,8%) que entre los chicos (87,8%).
Un 92,3% de los y las menores de segundo ciclo de ESO tienen un ordenador en su vivienda habitual. Un porcentaje ligeramente mayor que en primer ciclo de ESO o Primaria.

Se observa que a medida que aumenta la edad existe una mayor presencia del ordenador en la vivienda, quizás debido a una mayor necesidad y por tanto demanda del mismo a sus padres y madres.

Las principales actividades para las que utilizan el ordenador son: conectarse a Internet (92%) y jugar, escuchar música o ver fotos, etc. (91,3%).

El tiempo que utilizan el ordenador para tareas escolares es menor que el que dedican a las actividades de ocio, cuatro de cada diez menores afirman que utilizan el ordenador alguna vez a la semana para realizar tareas escolares (41,4%), frente a un 21,8% que lo utiliza para tal fin todos o casi todos los días.

Chicas y chicos denotan preferencias distintas en el uso del ordenador, un mayor porcentaje de chicos que de chicas utiliza el ordenador todos o casi todos los días para jugar, escuchar música, ver fotos, etc. (60,6% y 56,3% respectivamente) al igual que para conectarse a Internet (un 68% y 63% respectivamente). Sin embargo, las chicas utilizan el ordenador más que los chicos para hacer trabajos escolares o estudiar (24% y 19,5% respectivamente).

La utilización lúdica del ordenador se incrementa a medida que aumenta el nivel educativo. Se realiza un mayor uso del ordenador en el fin de semana que durante el resto de la semana puesto que hay más menores que lo utilizan más de 3 horas al día durante el fin de semana.

Las y los menores de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) realizan un mayor uso del ordenador que el alumnado de Primaria.

ACTIVIDADES Y USO DE INTERNET

Nueve de cada diez chicos y chicas entre 9 y 17 años han utilizado Internet (96,2%).

Los chicos y chicas se definen principalmente como usuarios avanzados (43,8%) o con un nivel medio en su uso (43,5%).

Los chicos se perciben mayoritariamente con un nivel avanzado en el uso de Internet (43,5%) y las chicas con un nivel medio (46%). No obstante, un 15,3% de los chicos declara que se considera usuario “experto” frente al 8,8% de las chicas que tiene esta consideración.

A medida que se incrementa la edad de los chicos y chicas mejoran las habilidades para el manejo de las TIC y de Internet y por tanto, la percepción que declaran sobre su nivel de uso.

El hogar es el lugar principal desde el que los menores acceden a Internet, ocho de cada diez menores internautas se han conectado alguna vez a la Red desde su residencia habitual (86,6%). De éstos, un 64,7% lo hacen todos o casi todos los días.

Resulta menos frecuente la conexión desde centros públicos (bibliotecas públicas, centros Guadalinfo, etc.) o desde el cíber.

ACTIVIDADES Y CONTENIDOS QUE VISITAN EN INTERNET

Entre los menores andaluces el uso de Internet está muy extendido y es bastante habitual. En general, la mayoría de chicos y chicas de este estudio que navega por Internet se siente bien con la forma en la que actúa en la Red (84,6%).

Tanto chicos como chicas mantienen una percepción de Internet como una herramienta muy positiva, la mayoría considera que les ayuda a realizar los trabajos escolares (94%), este porcentaje es superior en las chicas que en los chicos (96,3% y 91,3% respectivamente).

También se muestran mayoritariamente de acuerdo en que gracias a la Red acceden fácilmente a información sobre lo que sucede en el mundo (82,5%).

Consideran que Internet les ayuda a pasar el tiempo (74,7%), dicha afirmación es más compartida entre los chicos que entre las chicas ya que, como hemos comprobado anteriormente, éstas realizan un uso más instrumental que de ocio en sí mismo (84,2% y 74,7% respectivamente).

Por otro lado, un 26,2% se muestra de acuerdo con la afirmación de que a través de la Red puede acceder a contenidos que le interesan pero que normalmente no le están permitidos por su edad. Resulta interesante ver como hay un 35,8% de chicos que está de acuerdo con esta afirmación frente a un 18,3% de chicas.

Podríamos concluir que los chicos admiten sin tapujos la búsqueda de cierta información en la Red y que las chicas sienten mayor presión a la hora de reconocer ciertas pautas de comportamiento.

Las principales actividades para las que se conectan a la Red son: realizar trabajos escolares (94%), conversar por mensajería instantánea (89,1%) y jugar a través de Internet (85,7%).

Las chicas usan Internet para realizar trabajos escolares, mensajería instantánea, visitar páginas sobre música y correo electrónico.

Los chicos utilizan Internet para realizar trabajos escolares, jugar, mensajería instantánea y realizar descarga de contenidos.

Los chicos se muestran más participativos en foros y chats que las chicas. Igualmente utilizan más Internet para buscar noticias que ellas. Sin embargo las chicas más que los chicos se conectan a Internet con más frecuencia para realizar trabajos escolares.

La edad actúa como variable influyente en el tipo de actividades que se realizan, los chicos y chicas de mayor edad realizan de forma más frecuente actividades relacionadas con la comunicación y Redes sociales.

El alumnado de Primaria utiliza la Red más para jugar. Ocho de cada diez menores afirman haber visto páginas de publicidad en la Red (81,2%) y un 60% páginas de juegos de azar, quinielas, loterías, casinos virtuales, etc.

Los chicos afirman con una diferencia bastante elevada respecto a las chicas, haber visto páginas con contenido violento (47,2% y 21% respectivamente) y páginas con contenidos pornográficos (40,5%).

MEDIDAS DE SEGURIDAD EN INTERNET

Las medidas de seguridad que en este estudio se ponen de manifiesto están relacionadas con el conocimiento que los y las menores tienen acerca del uso de técnicas para salvaguardar su identidad o las estrategias que llevan a cabo ante situaciones que consideran peligrosas.

A este respecto los menores valoran las posibilidades de aprendizaje y comunicación que les ofrece la Red, y se muestran seguros y en ciertas medidas confiadas en la navegación, así un 65,2% piensa que su forma de actuar en Internet es segura. Por otro lado, son conscientes de que existen ciertos riesgos y contenidos que no son los apropiados y aunque parecen asumirlos aceptan la necesidad de que existan acciones de control, ya sea por parte de su familia o de filtros de seguridad que les protejan del acceso a estos contenidos

Se ha observado que si el sitio Web les genera suficiente seguridad y confianza aumenta de manera considerable el número de chicos y chicas que están dispuestos a proporcionar información personal por la Red, registrándose un porcentaje nada desdeñable de chicos y chicas dispuestos a dar sus datos personales en la Red. Un 32,2% subiría su foto si el sitio les ofrece confianza, un 47,3% facilitaría su teléfono o un 37,4% la dirección de su casa.

Las chicas se muestran menos confiadas que los chicos a la hora de facilitar sus datos personales, ya sea en páginas webs o a personas que han conocido en un chat.

Un 43,3% de los menores encuestados ha conocido a alguien a través de Internet, de éstos a un 23,4% le ha ocurrido varias veces.

Un 53% del alumnado de segundo ciclo de ESO ha conocido a personas a través de Internet, en Primaria algo menos de la mitad, un 23,6%.

La edad y un mayor conocimiento del uso de Internet ayudan a los chicos y chicas a mostrarse menos confiados en proporcionar información personal a través de Internet.

Cuatro de cada diez menores están de acuerdo en afirmar que tienen amigos/as que confían demasiado en la gente que conocen en Internet (43,6%). Una amplia mayoría son conscientes de que la gente suele engañar con su identidad cuando chatea por Internet (76,7%).

A ocho de cada diez menores les preocupa chatear con gente peligrosa (81,9%).

LA COMUNICACIÓN SOCIAL EN INTERNET

A pesar del incremento del uso de Internet por parte de los chicos y chicas, ellos prefieren la calle como principal escenario en el que relacionarse con sus amigos/as. Ocho de cada diez menores encuestados afirma que prefiere salir con sus amistades a quedarse chateando con ellos/as en la Red (82,6%).

A cuatro de cada diez menores encuestados les parece fácil y les gusta hacer amigos/as a través de la Red (39,5%).

La principal aplicación de Internet que utilizan es la mensajería instantánea, casi nueve de cada diez la ha utilizado para hablar con sus amigos/as, de ellos un 58,8% lo ha utilizado para tal fin todos o casi todos los días.

Otra de las actividades realizada por más usuarios es compartir fotos con amigos/as en la Red, de ellos un 44,8% realiza esta actividad todos o casi todos los días.

EL PAPEL DE LAS FAMILIAS EN EL USO DE INTERNET

La incorporación de las nuevas tecnologías, y especialmente Internet, en los hogares ha propiciado que se produzcan ciertos cambios en las relaciones familiares.

Se ha producido un importante aumento de los hogares andaluces con acceso a Internet, en especial aquellos en los que residen menores.

Esto ha conducido a que el principal lugar de conexión utilizado por los chicos y chicas sea su propia casa y por tanto a la necesidad de que padres y madres establezcan una regulación sobre el acceso de sus hijos e hijas a esta TIC, al igual que lo han hecho sobre el uso de otras tecnologías anteriormente incorporadas al hogar.

Se observa como menos habitual que los chicos y chicas compartan con su familia actividades relacionadas con las nuevas tecnologías, siendo más común compartir con sus padres y madres el tiempo dedicado a ver la televisión (96,4%), hablar sobre cosas que consideran importantes (74,0%), salir de paseo (70,8%), hacer los deberes (56,8%) y oír música (69,6%).

La navegación por Internet junto a su padre o madre es una actividad que se realiza de forma más ocasional, aunque cinco de cada diez menores han utilizado el ordenador con sus padres y madres en alguna ocasión.

Un 37,4% de los chicos y chicas navega por Internet junto a su padre o madre; un 6,9% lo hace diariamente, un 17,9% en alguna ocasión durante la semana y un 12,6% alguna vez al mes.

Los chicos realizan en familia actividades relacionadas con las TIC en mayor proporción que las chicas, especialmente cuando se trata de jugar a la videoconsola (45,5% y 29,7% respectivamente) y navegar por Internet (41,2% y 34% respectivamente.

Son los chicos y chicas de menor edad los que comparten más tiempo con la familia en actividades TIC.
Un 87,3% de los y las menores afirman que en general, los padres y madres mantienen una actitud dialogante e interesada por lo que hacen sus hijos/as en Internet.

Las principales acciones que llevan a cabo los padres y madres respecto al uso de Internet son de carácter educativo y coercitivo,  preguntan que están haciendo, y un 81,9% dicen que miran la pantalla. Algo más de la mitad afirman que les limitan las horas de conexión (58,8%).

Las chicas sienten un mayor control sobre la navegación en Internet por parte de sus padres y madres.

Los padres y madres ejercen un mayor control y regulación del uso de Internet cuando sus hijos/as son más pequeños.

Un 68,9% de los chicos y chicas de Primaria afirman que sus padres/madres les orientan sobre las páginas que pueden visitar frente a un 33,1% en segundo ciclo de ESO.

Un 63,6% de los y las menores afirmen que sus padres y madres les piden ayuda para navegar por Internet.

Un 71% de los y las menores encuestadas opinan que algunos padres/madres deberían saber más de lo que sus hijos/as hacen en Internet.

Tres de cada diez menores afirman que no le contarían a un adulto algunas de las cosas que hacen o han visto en Internet.

LA UTILIZACIÓN DEL MÓVIL

El uso de la telefonía móvil se ha ido incorporando de manera paulatina, aunque inexorable, a la vida diaria de las personas. De la misma forma que anteriormente ha sucedido con los adultos, disponer de un móvil, a ser posible de última generación, se ha convertido prácticamente en una necesidad casi indispensable para las y los menores. Encontrándose su uso muy extendido entre la población adolescente, ocho de cada diez menores encuestados tienen teléfono móvil propio (84,3%).

El tener o no teléfono móvil está muy relacionado con la edad.

Aunque el porcentaje de menores que tiene teléfono móvil propio en Primaria ya es bastante elevado un 66%, este porcentaje se incrementa a un 96,2% en el segundo ciclo de ESO.

Un 71% de las chicas y chicos utiliza el móvil todo o casi todos los días.

La edad es una variable que sí registra diferencias apreciables en cuanto al uso diario del móvil, cuatro de cada diez menores de Primaria lo utilizan todos o casi todos los días (45,6%) frente a ocho de cada diez menores del segundo ciclo de ESO (85,3%).

Las principales actividades que realizan con el móvil son: comunicarse bien con sus familiares (89,8%) o amigos/as (82,2%) y hacer fotografías (88,8%).

En cuanto al 3,3% de menores que afirma no haber utilizado nunca un teléfono móvil, la principal razón que alude para ello es que no tiene teléfono móvil propio (73,7%)

CONCLUSIONES:

Las nuevas tecnologías se han posicionado en la vida de los y las menores como un nuevo escenario social en el que acuden a él tanto de forma instrumental: búsqueda de información, jugar, descargar música, etc. Como para fomentar sus relaciones sociales.

Utilizan nuevas formas de interacción que conllevan nuevos hábitos relacionales y de ocio y que incluso repercute en el entorno familiar.

Los chicos y chicas reparten el tiempo disponible, fuera del horario escolar, en distintas actividades, entre las que se encuentran aquellas relacionadas con las TIC. Durante el fin de semana se intensifican las tareas relacionadas con el ocio y el uso de las nuevas tecnologías, siguiendo así los resultados de otros estudios consultados.

La actividad principal a la que según ellos dedican más tiempo es a salir con sus amigos/as, tanto durante la semana como el fin de semana, con lo que es fácil reconocer que las nuevas tecnologías, y concretamente Internet, no han venido a suplir la calle como escenario preferido de socialización y relaciones para las y los menores……

La familiaridad en el uso de ordenador es patente entre los y las menores encuestados, nueve de cada diez chicos y chicas cuentan con ordenador en el lugar donde residen…..

El uso principal que le dan al ordenador es la conexión a Internet. Las diferencias de género se observan principalmente en que las chicas lo utilizan más para realizar tareas escolares y los chicos le dan un uso más relacionado con el ocio.

Al igual sucede con Internet, nueve de cada diez menores encuestados lo han utilizado y se definen principalmente como usuarios con un nivel avanzado. Se muestra como una herramienta habitual para ellos, principalmente para la comunicación, el ocio, y las tareas escolares. El escenario central de utilización de Internet es su residencia habitual…..

En cuanto a las actividades que realizan en la Red, los chicos y chicas afirman que su uso principal va destinado a tareas relacionadas con la búsqueda de información para la realización de trabajos escolares. Otros usos muy extendidos entre las y los adolescentes es comunicarse a través de la Red, preferiblemente por mensajería instantánea o jugar.

Una de las principales preocupaciones de los padres y madres es que sus hijos/as visiten ciertos contenidos en la Web que pudieran resultar inapropiados para su edad. Ocho de cada diez menores han visitado páginas de publicidad, y seis de cada diez han visitado páginas que contienen juegos de azar, quinielas o loterías. Ambos contenidos pueden conllevar ciertos riesgos como incitar al consumismo o derivar en ludopatía y adicción al juego.

Minimizar los riesgos ha de ser una actividad prioritaria tanto de padres y madres como de las autoridades competentes que regulen dichas páginas.

La privacidad en la Red es un tema en auge ante el aumento de casos en los que ésta es usurpada bien por adultos o por otros menores.

Más de un 60% de chicos y chicas se encuentran muy confiados con la seguridad de las actividades que hacen en Internet aunque en porcentaje similar también consideran necesario los filtros de seguridad.

En el espacio familiar se observa un cambio en las relaciones entre padres e hijos/as…. que conlleva una nueva situación en las familias en las que la educación en ciertas habilidades debe ser algo mutuo entre padres, madres e hijos/as. Según nuestro estudio, las actividades relacionadas con las nuevas tecnologías son poco compartidas con la familia.

El uso del móvil también está muy extendido entre chicos y chicas, nueve de cada diez menores lo ha utilizado y ocho de cada diez tienen un móvil propio

En general observamos que las chicas y chicos entre 9 y 16 años participantes en la encuesta son máximos utilizadores de las nuevas tecnologías, principalmente de Internet aunque no ocupan un papel principal en su vida, se muestra como un espacio más de ocio y socialización además de utilizarlo para tareas más instrumentales.

La responsabilidad social de promover un uso provechoso, responsable, seguro y divertido de la Red, es una tarea que ha de ser compartida entre los distintos agentes políticos, sociales, educativos, etc. que comparten la educación y formación de la población menor de edad.

Desde la familia se necesita una mayor implicación en el conocimiento de las tecnologías emergentes, especialmente de Internet, para poder maximizar las ventajas que en la educación de nuestros hijos/as puedan tener. La formación de los padres y madres implica un mejor aprovechamiento de las posibilidades informativas y comunicativas de la Red así como una disminución del miedo hacia un entorno desconocido, ya que los hijos/as lo han incorporado a su vida cotidiana como un agente más de socialización.

El informe completo puede descargarse en: www.kiddia.org y también en la web del Observatorio de la Infancia de Andalucía.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *