Un Cuatro de Diciembre

 

“Era un cuatro de Diciembre, cuando tomamos la calle…”, así empieza un pasodoble de Antonio Martínez Ares, que abajo se inserta, recordando a su vez el célebre pasodoble de la comparsa Raza Mora: “Un cuatro de Diciembre”.

Cada año, el cuatro de Diciembre, los componentes de la Peña «Los Majaras» de El Puerto de Santa María (Cádiz), salen a la puerta de la misma, para recordar aquel memorable pasodoble:

 

 

Un 4 de Diciembre muere un malagueño
una bala traidora le quitó la vía
tan solo porque estaba queriendo a su pueblo
y alzando la bandera de su Andalucía.

Seguro que la mano que apretó el gatillo
no importa de qué lado ni de qué partido
es una mano sucia de alma retorcida

¿Por qué razón, por qué razón
señalaron con sangre la fiesta de los andaluces
con un asesinato que a nada conduce
pues no renunciaremos a nuestra autonomía?

Andalucía tendrá como escudo
tu nombre y orgullo, tu furia y tu fe
Los malagueños te llorarán siempre y
nunca te olvidarán, José Manuel

Caparrós, tú. tu bandera blanca y verde,
ahora que nadie te apunta cuélgala en el cielo azul,
en el lucero mayor, dile a las estrellas que eres andaluz

 

Viví el cuatro de Diciembre de 1977 en Sevilla, una de mis hijas estaba hospitalizada en el Virgen del Rocío, pero pude estar presente en la manifestación. En el Hospital algunas enfermeras nos ofrecían, a los pacientes y familiares, un trozo de tela verde, junto con una tira de esparadrapo blanco, para que nos lo pusiéramos en el pecho a modo de bandera. Era su forma de sumarse y de sumarnos a las manifestaciones que aquel día movilizó toda Andalucía para pedir la autonomía plena.

Una marea humana ocupó las calles de las ciudades Andaluzas, para decirle algo muy simple al Gobierno, no queremos ser más, pero tampoco menos que nadie. Andalucía tenía derecho a su autogobierno y a su autonomía, en igualdad de condiciones con las Comunidades Históricas.

La triste noticia llego luego, en Málaga una bala perdida, había acabado con la vida de un joven de diecinueve años, José Manuel García Caparrós, por cometer el delito de ondear la bandera andaluza.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *